martes, 15 de marzo de 2016

El Monoteísmo Cristiano

Por David K. Bernard

Doctrinas sobre la Divinidad 
(Cuadro realizado por Jorge Isaac Manzano, dar clic para ampliar la imagen)

La creencia en un solo Dios se llama monoteísmo, que proviene de dos palabras griegas: monos, que significa solo, solitario, uno; y teos, que significa Dios. Cualquier persona que no acepta el monoteísmo puede ser clasificado como uno de los siguientes: un ateo —uno que niega la existencia de Dios; un agnóstico —uno que asevera que la existencia de Dios es desconocida y probablemente inconocible; un panteísta —uno que iguala a Dios con la naturaleza o las fuerzas del universo; o un politeísta —uno que cree en más de un Dios. El diteísmo, la creencia en dos dioses, es una forma de politeísmo, y también lo es el triteísmo, la creencia en tres dioses. Entre las religiones del mundo, tres son monoteístas: el judaísmo, el islam, y el cristianismo.

Sin embargo, dentro de las denominaciones de los que se denominan Cristianos, existen varios puntos de vista divergentes en cuanto a la naturaleza de la Deidad. Un punto de vista, llamado el trinitarismo, asevera que existen tres personas distintas en la Deidad —Dios Padre, Dios Hijo, y Dios Espíritu Santo— pero son un solo Dios.

Dentro de las variaciones del trinitarismo, se pueden distinguir dos tendencias extremas. De un lado, algunos trinitarios enfatizan la unidad de Dios sin tener un entendimiento cuidadosamente desarrollado de lo que significarían tres personas distintas en la Deidad. De otro lado, otros trinitarios enfatizan la división en tres de la trinidad hasta el punto de creer en tres seres autoconscientes, y su punto de vista es esencialmente triteísta.

Además del trinitarismo, existe la doctrina del binitarismo, que no clasifica al Espíritu Santo como una persona aparte, sino que asevera la creencia en dos personas en la Deidad.

Muchos monoteístas han indicado que ambos, el trinitarismo y el binitarismo, debilitan el monoteísmo estricto enseñado por la Biblia. Ellos insisten que la Deidad no puede dividirse en personas y que Dios es absolutamente uno.

Estos creyentes en el monoteísmo estricto se clasifican en dos categorías. Una categoría asevera que hay solamente un Dios, pero lo hace para negar, de una manera u otra, la plena deidad de Jesucristo. Este punto de vista fue representado en la historia primitiva de la iglesia por los monarquianistas dinámicos, tal como Pablo de Samosata, y por los arrianos, guiados por Arrio. Estos grupos relegaban a Jesús a la posición de un dios creado, un dios subordinado, o un dios menor.

La segunda categoría de verdaderos monoteístas cree en un solo Dios, pero cree además que la plenitud de la Deidad se encuentra manifestada en Jesucristo. Ellos creen que Padre, Hijo, y Espíritu Santo son manifestaciones, modos, oficios, o relaciones que el único Dios ha demostrado al hombre. Los historiadores de la iglesia han utilizado los términos modalismo y monarquianismo modalístico para describir este punto de vista que fue sostenido por líderes de la iglesia primitiva tales como Noeto, Práxeas, y Sabelio. 

En el siglo veinte, los que creen en un Dios único e indivisible y en la plena Deidad de Jesucristo, usan frecuentemente el término Unicidad para describir su creencia. También usan los términos “Un Solo Dios” y “del Nombre de Jesús” para denominarse, mientras que los que resisten este punto de vista usan a veces designaciones engañosas y despreciativas como “Sólo Jesús” y “Nueva Cuestión” (El apodo “Sólo Jesús” es engañoso porque a los trinitarios les implica la negación del Padre y del Espíritu Santo. Sin embargo, los creyentes en la Unicidad no niegan al Padre y al Espíritu, sino que perciben al Padre y al Espíritu como diferentes manifestaciones del Único Dios quien es el Espíritu de Jesús).

En resumen, la cristiandad ha producido cuatro puntos de vista básicos acerca de la Deidad: (1) trinitarismo, (2) binitarismo, (3) monoteísmo estricto con una negación de la plena Deidad de Jesucristo, y (4) monoteísmo estricto con una afirmación de la plena Deidad de Jesucristo, o Unicidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario